Vivir para Siempre

“Una misión no es una cuestión de hacer,es una cuestión de morir y luego vivir para siempre.” -Yogi Bhajan.

Leyendo esta frase de Yogui Bhajan en este artículo de Hargobind que encabeza el segundo manual de la formación de profesores de Kundalini Yoga mi cuerpo y mente se despiertan. Algo vibra dentro de mí y me permito enlazar la cadena de acontecimientos y emociones que transcurren en mis días.De alguna manera esa frase viaja a mi interior.

Últimamente el concepto de la Vida y la Muerte ronronean a mi alrededor. Sí, Vida. Sí, Muerte. Escuchamos Muerte y preguntamos seguramente, Muerte? Algo se estremece…

 

Ayer mismo hablaba con Javi, uno de mis compañeros de formación que pronto será padre por primera vez de como en un nacimiento, en un parto, la Vida y la Muerte están presentes, como creemos que podemos controlar todo pero en realidad no podemos.Simplemente podemos confiar con todas nuestras fuerzas y comprender. Sanar. Evolucionar. Incluso cuando las cosas no salen como lo esperábamos, por más difícil que resulte a veces.La vida y la muerte nos abrazan en cada instante, en cada respiración, en cada dormir y despertar, y creo que está bien recordarlo ya que ese concepto nos infunde valentía. Nos recuerda la majestuosidad de cada instante, la importancia de las palabras adecuadas y del gesto verdadero.

 

Honrar cada momento.

 

Este fin de semana a raíz de una conversación culinaria, alrededor de una mesa y amigos, con tostadas con humus, pimientos confitados y pastel de quinoa, el cilantro me llevo a hablar de Bolivia y de repente a enlazar contando un resumen novelesco de los pasados 17 años de mi vida. Es decir, el relato de mis aventuras desde mis 20 años hasta ahora, comenzando con mi primer viaje a Perú a mis 20 años de edad.

Debo agradecer al cilantro, maravilloso condimento sagrado, a la pregunta de Nacho y al interés y pasión de Nuria y Sonia ya que relatar esas experiencias abrió en mi maravillosos recuerdos, un engrandecimiento humilde del concepto de mi misma e infundió valor para los años y aventuras que vendrán por delante. De alguna manera me recordó que soy valiente, que la fuerza me acompaña y que el mundo nos sigue esperando cada día. Lagos,océanos, montañas, pueblos, ciudades, islas, campiñas y más están ahí esperando que los atravesemos.

Y volviendo al tema de la Vida y la Muerte, ese relato además de llenarme de emociones y recuerdos, vibraciones del pasado, aires de montaña y fronteras cruzadas, me dió que pensar sobre la confianza, el fluir y el seguir tu camino.

Hay momentos en nuestra Vida que especialmente la marcan.
Ese primer viaje con mi mochila y mi amiga Isabel fue uno de ellos.
Una pequeña muerte y un nuevo comienzo. Un morir y un renacer. Cada viaje, cada experiencia, cada país, cada decisión, cada enamoramiento me recuerdan la impermanencia y lo Eterno a la vez.

Cada pasaporte reventado y cada sendero transitado dibujaban en mí una pequeña muerte y una nueva misión. En ese momento no lo sabía muy bien, pero sentía y me movía.Vivía y moría.Mi parto también es una experiencia como esa.Recuerdo leer a Michel Odent diciendo como un denominador común en tantísimos de los partos que había asistido en diferentes países y mundos era que las mujeres a la hora del expulsivo le decían que pensaban que se iban a morir. Y no se refería al dolor o no dolor de las contracciones sino más bien a algo más profundo.Recuerdo también leer, que después del parto las mujeres suelen o pueden experimentar como una sensación de amnesia y mi experiencia me lo confirma ya que me veo a mi misma días después del parto en mi antigua casa de Benajarafe diciendo no recordar nada de mi vida anterior al parto.Una vaga sensación de suspensión del tiempo…Sin duda el parto es una experiencia trascendente y si te permites vivirla con el misticismo y misterio que se merece, esa pequeña gran muerte traerá a tu vida un nuevo gran Comienzo.

 

Y no hablo de como te cambia la vida un hijo y de que ya nada será como antes. La verdad que esas afirmaciones están bien y son ciertas pero en mi manera de ver las cosas se quedan cortas, hablo más bien de honrar esa muerte y esa nueva vida.Para así luego vivir para siempre, como bien decía Yogi Bhajan. Vivir para siempre siendo fiel a ti misma, escuchando tu cuerpo y todo lo que tiene que decir.

 

E independientemente de que el parto sea como lo imaginabas o deseabas, siempre hay algo por lo que vivir, aprender y crecer.Cada decisión, cada acto es único y deberíamos concederle la importancia que se merece, dejándonos de una vez de decidir por lo que nos han dicho que es correcto o lo único y vivir para siempre siendo uno mismo.El misterio, la magia,lo desconocido nos rodea, abraza y espera, ansiando que lo encontremos o mejor dicho que no dejemos de buscarlo.Así que vive cada instante con Devoción y Respeto máximo.<

Ama lo que haces y haz lo que amas.

Sé tu mismo.

Danza la Vida y la Muerte.

No te pierdas la fiesta. Es demasiado rica para no asistir en Cuerpo y Alma.

Carolina Pino
El Camino en la Tierra

Leave a Reply